miércoles, 17 de enero de 2018

Huevos Rellenos de Atún, Gambas y Manzana

Cuando terminan las fiestas, siempre me queda un poquito de muchas cosas. Normalmente suelo unirlas y combinarlas para formar un nuevo plato.

En este caso, tenía un poco de huevo hilado ( resto del brazo gitano de queso y salmón ) , un bote pequeño de buen bonito en aceite, unas gambas, un cuenco pequeño de lactonesa  y una manzana solitaria en el frutero. ¡Triste panorama!

Pero me pareció que eran los ingredientes perfectos para elaborar huevos rellenos, quedando un plato vistoso y,  sin duda, rico.

Buscad por vuestros frigoríficos y congeladores, seguramente encontraréis grandes tesoros.


huevos_rellenos

INGREDIENTES

  • 7 huevos duros
  • bonito en aceite de oliva ( el mío es casero, pero seguramente tendréis alguna latita a mano )
  • 1 manzana pequeña
  • 100 g. de gambas
  • huevo hilado
  • lactonesa ( si lo prefieres puedes poner mahonesa )
  • lechuga


huevos_rellenos

PREPARACIÓN

En un cazo pon agua a hervir. Echa las gambas, cuando vuelva a hervir retira. Saca las gambas del caldo, escurre y espera a que se enfríen un poco para poder pelarlas. Reserva. Cuela el caldo y guarda para añadirlo a un arroz o cualquier plato de pescado por ejemplo.

Cuece los huevos, espera a que se enfríen un poco y retira la cáscara. Pártelos por la mitad y saca las yemas. En un bol mezcla las yemas con las gambas, el bonito escurrido de aceite y la manzana picada en trocitos pequeños. Añade unas cucharadas de lactonesa o mahonesa. Forma una pasta y ve rellenando las mitades de los huevos. 

Ponlos en un plato, adornados con el huevo hilado encima y sobre una base de lechuga cortada en tiras.

huevos_rellenos


domingo, 14 de enero de 2018

Mejillones en Escabeche

Si hiciera y publicara todas las recetas que veo y me gustan de los blogs amigos que sigo, necesitaría otro para publicarlas. Hay mil platos diferentes con una pinta espectacular, con fotos que se salen de la pantalla, algunas que nunca se me hubiesen ocurrido... Todo se me antoja. Seguramente nos pasa a todos los que nos movemos continuamente por los blogs gastronónicos. 

Este es el caso de la receta de los mejillones en escabeche. La vi publicada hace casi cuatro años en el blog de Nuria M. Ella es la autora de " Con tu pan te lo comas". Por una cosa u otra, se quedaron esperando en mis pendientes y las Navidades pasadas, me propuse que no iba a pasar más tiempo sin prepararlos. 

¡ Qué rabia me da haber tardado tanto, lo que nos hemos perdido ! No imagináis lo ricos que están. Cuando mi marido los probó, aseguró que nunca más compraría una latita. 

Sin duda se ha convertido en una receta habitual  de mi cocina y espero que también en las vuestras. Como Nuria afirmaba, no hay comparación con los comprados.

No escatimes en la calidad de los mejillones, que sean grandes y bien frescos. El éxito está asegurado.

La receta es exacta a la de Nuria, no he cambiado absolutamente nada, excepto las cantidades. Justamente las he doblado pues hice bastante cantidad.


mejillones_escabeche


mejillones_escabeche

INGREDIENTES



  • 2 k. de mejillones
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra
  • 2 o 3 hojas de laurel
  •  unos granos de pimienta
  • 6 dientes de ajo
  • 1 cucharada rasa de pimentón dulce de La Vera 
  • 1 de vasito de vinagre



PREPARACIÓN

Limpiamos los mejillones. Quitamos las barbas. Ponlos en una cazuela con el vino blanco a fuego vivo hasta que se abran. 





 Espera  a que se enfríen y retira de las conchas. Reserva.  No les hace falta poner sal. Pero si quieres pon un poquitín. Al gusto.
En una cacerola a fuego medio-bajo pon el aceite, el laurel,  los ajos laminadosy los granos de pimienta.  Deja en el fuego unos 15 minutos para que ese aceite coja sabor. 




Apaga el fuego y espera a que se enfríe un poquito, añade el pimentón.




 Remueve rápidamente para que no se queme y enseguida añade el vinagre (cuidado que puede saltar bastante).




En un recipiente disponemos los mejillones reservados y colamos el escabeche encima. Es importante que los cubra por completo. 




 Tapa el recipiente y guarda en la nevera al menos dos o tres horas y mejor de un día para otro.

Nuria , mil gracias por la receta y encantada de seguirte durante mucho tiempo. ¡ Y lo que nos queda po disfrutar !!!!


menillones_escabeche





miércoles, 10 de enero de 2018

Albóndigas de Chocos en Salsa de Almendras con Gambas y Langostinos

Llegada la hora de comenzar a pensar en los menús navideños, no hay año que no me pidan mis albóndigas de chocos. Ya sea en Nochebuena, Navidad, Nochevieja o para el día de Año Nuevo. Les da igual pero tienen que estar. Cada año repito pues el éxito está asegurado. Pero en esta ocasión quise sorprenderlos preparándolas de diferente manera.   Me gusta cambiár la forma de cocinar una receta. Añadir ingredientes, cambiarlos por otros... ¿ Por qué no ? En la variedad está el gusto y una cocina aburrida, nunca.

 También os dejo la anterior receta  de albóndigas de chocos, para que cada uno elija la que más le guste. Según mi familia, si exquisita es la primera, ésta es una delicia. Supongo que dicen la verdad, jejejeje.

Espero que sean de vuestro agrado y que que no dejéis pasar la oportunidad de probarlas.


albóndigas_gmbas


INGREDIENTES PARA LAS ALBÓNDIGAS
  • 1 cebolla
  • 2 rebanadas de pan mojada en leche 
  • 3 dientes de ajo
  • perejil picado
  • 1 k. de choco picado
  • sal y pimienta
  • 1 yema de huevo
  • harina de trigo para rebozar las albóndigas
CONSEJO

En el Mercado del Carmen de Huelva, los pescaderos limpian muy bien el choco y tienen máquinas picadoras para las albóndigas. Te ahorran el trabajo de hacerlo. Quedan perfectas. Pero si no encuentras quien te lo haga, sé que en todos sitios no las tienen, puedes hacerlo de la siguiente forma:
 Congela el choco cortado previamente en tiras, una vez lo tengas limpio. Eso hará que esté  más tierno a la hora de cocinarlo. Yo lo hago siempre. Cuando vayas a preparar las albóndigas, sácalo con antelación. Antes que se descongele del todo, pica el choco con una picadora o en la Thermomix. Si lo haces así, no te quedará pasado ni deshecho, sino bien picadito y te ahorrarás trabajo y tiempo. De no tener picadora, no habrá más remedio que armarse de paciencia y utilizar el cuchillo o cortar con unas buenas tijeras de cocina.


INGREDIENTES PARA LA SALSA

  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • perejil fresco picado
  • 100 g. de almendras crudas
  • sal y pimienta
  • 1 vaso de vino blanco ( yo puse un vino blanco afrutado del Condado de Huelva )
  • 1 litro de agua ( para cocer las cáscaras de las gambas y langostinos )
  • 200 g. de gambas  blancas
  • 200 g. de langostinos
  • hebras de azafrán
  • AOVE
Albóndigas_salsa

PREPARACIÓN 

Pela las gambas y langostinos. Reserva y las cáscaras ponlas a cocer en agua fría. Cuando hierva, espera unos minutos, retira del fuego y cuela el caldo resultante. Reserva.




Una vez picado el choco, lo pones en un bol, añade sal, pimienta y los ajos, cebolla y perejil bien picaditos. Incorpora el pan mojado en leche y escurrido, así como la yema de huevo. Remueve bien para integrar todos los ingredientes.
Tapa con papel film y deja reposar en el frigorífico alrededor de 1 hora. Saca y ve formando las albóndigas, rebózalas en harina.


Fríelas en una sartén con abundante aceite de oliva caliente, sólo hace falta que estén doraditas. Reserva el aceite.


Para la salsa, pica la cebolla y ajos y ponlos a dorar en una cacerola con AOVE en el fondo. 



Cuando esté la cebolla dorada, añade las almendras muy picaditas y el perejil. Rehoga unos minutos hasta que las almendras tomen color.


Echa el vino blanco y espera a que hierva para que evapore el alcohol. 


Si te gusta la salsa más fina, es el momento de pasarla por la batidora. Incorpora el caldo de cocer las gambas y langostinos que teníamos reservado. 


Tuesta las hebras de azafrán. Para ello pon las hebras sobre un papel de aluminio en una sartén caliente. Así será más fácil cogerlas. Ponlas en un mortero para diluirlas con un poco de caldo de la salsa que estamos preparando.
Incorpora a la salsa y remueve.



Introduce las albóndigas, rectifica de sal y pimienta. Una vez que comience a hervir, baja el fuego y deja cocer a fuego lento hasta que la salsa espese durante unos 20 minutos. 




A falta de 5 minutos para terminar la cocción, añade las gambas peladas y los langostinos reservados para que se hagan  junto a las albóndigas.




Sirve solas para disfrutar de todo su sabor. Si lo prefieres, acompañadas con patatas cocidas de guarnición o fritas y sin dudarlo con arroz blanco. 




albóndigas_chocos


domingo, 7 de enero de 2018

Garbanzos con Langostinos y Níscalos

Terminadas las Navidades, volvemos a la vida normal que se agradece. Cabemos mejor en casa pues entre el árbol, nacimiento y demás adornos, nuestros hogares se hacen más pequeños. Se acabaron de momento las grandes comidas, las fiestas y celebraciones. Nos proponemos cocinar más sano. Yo vuelvo a los platos de cuchara, buenos guisos y a nuestras adoradas legumbres que se echan de menos.

En ésta época del año los rebullones se encuentran entre los pinos, han bajado las temperaturas, ha llovido un poco y ya sabéis que no me faltan en casa. Manuel y mi hija se encargaron de buscarlos y trajeron unas buenas cestas.

Hoy vamos a cocinar un potaje de los que no se olvidan fácilmente, lleno de aromas y sabores diferentes que unidos forman un plato incomparable. Cocinamos a fuego lento, escuchando el "chup chup ", saboreando y disfrutando del placer de cocinar.

Así comienza la nueva temporada de "Que no te falte un perejil", en la misma línea, con más ganas, compartiendo recetas sencillas, de siempre, de mi hogar, las que me gustan y con el deseo de que disfrutéis en este espacio.


garbanzos_langostinos

INGREDIENTES
  • 500 g. de garbanzos
  • 500 g. de níscalos
  • 500 g. de langostinos tigres
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 2 zanahorias
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 hoja de laurel ( obsequio de La Alacena )
  • 1 cucharadita de cominos en granos
  • 1 cucharadita de pimentón hojilla ( ñora triturada más gruesa que el pimentón, ideal para platos de pescado, fideuas, mariscos... Regalo de  La Alacena, Bollulos Par del Condado. Aquí encontrarás los mejores productos )
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de La Vera
  • sal
  • agua
  • AOVE



garbanzos_potaje

PREPARACIÓN


La noche antes, pondremos los garbanzos en remojo. Al día siguiente pon agua hervir en una cacerola y echa los garbanzos remojados con una cucharadita de sal, la cabeza de ajos y el laurel. Los dejamos cociendo.





Pela los langostinos, reserva. Pon las cabezas y colas a rehogar en una cazuela con un poco de aceite en el fondo. Añade agua hasta que las cubra y deja que hiervan. Retira del fuego y cuela el caldo. Reserva.




En otra cazuela pon a calentar aceite en el fondo. Sofríe la cebolla picadita.



Cuando tome color, añade el pimiento verde y rojo picados.




Rehoga unos minutos y añade las zanahorias peladas y cortadas en rodajas.



Incorpora los rebullones ( níscalos ), bien lavados, sin resto de tierra y troceados. Pon el pimentón dulce y el pimentón hojilla.



Sigue sofriendo a fuego medio todo junto y echa el vino. Espera un par de minutos a que evapore el alcohol.




Cuando los garbanzos estén casi tiernos, echa en ellos los níscalos con el sofrito. Remueve todo con cuidado. Rectifica de sal. Incorpora el comino. Si lo majas un poco en un mortero aportarán más sabor.




Añade el caldo de los langostinos reservado.




Espera a que el caldo reduzca y espese, los garbanzos terminen de ponerse tiernos y en el último momento añade los langostinos reservados. Cuece unos minutos más.
Espera a que el potaje repose antes de servirlo. Así tendrá mucho más sabor. 



garbanzos_níscalos




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...